Cuba por libre: Trinidad y Cienfuegos

Cómo sólo teníamos una semana no nos apetecía ver de Cuba las playas de Varadero y demás así que las descartamos y en su lugar visitamos Trinidad y Cienfuegos.

Desde La Habana una de las formas más cómodas para ir a Trinidad es en el autobús de la empresa viazul (Podriais negociar con algún taxista para que os llevara pero nosotros no lo hicimos) Lo usan básicamente turistas y cuesta 20 euros aproximadamente (un poco caro) Yo os recomiendo que vayáis por lo menos el día de antes a por los billetes, porque si os presentáis el mismo día tienes que esperar hasta el final y ver si sobra espacio en el bus. Hay que ir a la estación de viazul en La Habana, los billetes por adelantado se compran en la zona de abajo de la estación, desde arriba salen los buses. El día de salida recordad que aunque tengas los billetes hay que ir a un mostrador para facturar que estará al lado de la puerta donde esté el bus

2015-09-13_103630

El viaje dura entre 6 y 7 horas y para a mitad de camino en un sitio para comer durante un buen rato. No es demasiado caro, hay opciones de hamburguesas o buffet.

Cuando llegas a Trinidad pasas por calles estrechas hasta la parada de autobuses que está en el mismo centro del pueblo. En seguida te asaltará gente para ver si tienes casa. Nosotros la llevábamos desde España.

http://www.cubisima.com/renta/anuncio/bienvenido-a-nuestra-casa-particular-la-familia-diego-y-lisandra-en-trinidad-cuba/4109

Escogimos ésta básicamente porque era más barata que el resto, 15 CUCs. Había que andar un poco desde el centro, pero Trinidad no es muy grande así que eso no era mucho problema.

2015-09-13_105532

La habitación estaba limpia y bastante independiente en la casa, pero creo que había dos habitaciones y nos tocó la peor, era un poco cuchitril, grande pero necesitaba una manita de pintura y el ruido del aire acondicionado y el ventilador era bastante infernal, el baño bastante incómodo también. Si buscáis una opción barata está bien, si no os importa gastaros algo más, escoged otra…

No hicimos muchas fotos en Trinidad porque preferimos pasear sin cargar demasiado con la cámara. Estuvimos dos noches. La primera tarde nos dedicamos a pasear por el centro así más antiguo. Es bastante colonial y bonito y hay buen ambiente. Nos sentamos en las escaleras de la iglesia principal donde estaba todo el mundo con un par de latas de refrescos. Al poco nos empezó a hablar un hombre mayor… de Fidel, de la vida, de la religión, un personaje así como te imaginas a un viejito cubano, vamos nos hablaba básicamente de lo que nosotros quisiéramos hablar… Estábamos esperando el momento en el que nos pidiera algo…porque constatamos el hecho de que si alguien venía a hablarnos así sin motivo alguno, el motivo estaba bastante claro.. .Éste nos decía que trabajaba en la orquesta que toca en uno de los bares por la noche, no parecía que fuera verdad porque luego nos dijo que él siempre se iba a casa antes de que anocheciera. Hablamos con él pero no debió ver mucha predisposición en nosotros y se fue a hablar con otra gente. Los dos días que estuvimos allí vimos cómo estaba siempre en esas escaleras hablando con gente y vimos también cómo algunos le daban cosas. Supongo que así se ganaba la vida…

Antes de ir a Cuba leí muchos foros de viajeros donde hablaban de la necesidad de llevar allí jabones, medicinas un montón de cosas para los cubanos que supuestamente hacían falta porque no llegaban a la isla. Estuve leyendo bastante al respecto y me convencieron algunas voces discordantes que hablaban de cómo las cosas habían cambiado y el acceso a  productos de higiene y demás estaban garantizados, así que no llevé nada.

No quiero ofender a nadie pero sinceramente si hubiera llevado algo me hubiera sentido ridícula. En cada baño público, en tiendecitas…, donde fuera, había jabón. Una cubana en un baño público me lo dijo, en el lavabo había que abrir el agua a través de una manguera, una cosa rara así que me ayudó a hacerlo y me dijo “los baños cubanos son así, pero eso sí, no faltará en ninguno ni el papel ni el jabón” y llevaba toda la razón.

Creo que en el pasado debieron tener problemas con el abastecimiento de este tipo de cosas, sobre todo tras la caída de la URSS, pero sinceramente, creo que en los últimos años ha debido cambiar bastante el panorama. En la zona turística de La Habana una mujer desde lejos me llamó y me pidió jabones, pero vamos, era como cuando te pedían dinero o te intentaban pedir algo.

Trinidad vive del turismo, y se nota. Verás cochazos por las calles, algunas muy buenas casas… Pese al trasiego de turistas parece un sitio tranquilo, y bastante “pueblo” Tiene mucho encanto, y merece la pena la visita.

IMG_9294

IMG_9297

IMG_9298

IMG_9299

Hay algunos sitios para alquilar bicicletas y aunque el centro más antiguo es todo empedrado y es un suplicio el resto de Trinidad no lo es. Nosotros las alquilamos para ir el día siguiente a la playa de Ancón, a unos 15 kms. La tarde que llegamos fuimos a preguntar a un sitio y tenían muy buenas bicis y nuevas, pero en lugar de reservarlas les dijimos que iríamos al día siguiente por la mañana (no teníamos muy claro si en nuestra casa había bicis para alquilar también) total que cuando fuimos a la mañana siguiente, temprano ya habían alquilado todas, pero nos dijeron que nos conseguían otras de otra casa… ufff vaya dos castañas de bici nos dieron, yo no sé ni como llegamos… no funcionaban los cambios, eran pequeñas…menos mal que estamos fuertes y nos gusta mucho la bici 🙂 (y que era bastante llano jejeje) encima nos las dejaron al mismo precio que las nuevas (podríamos haberles dado un poco la tabarra pero bueno, no lo hicimos). El paseo hasta la playa, a pesar de las bicis, fue genial… no había casi coches así que era tranquilo, el paisaje era muy bueno, el tiempo también… pasamos un buen día la verdad. En la playa no había casi gente, un par de resorts nada mas pero muy tranquilo todo. Había allí algunos cubanos que te llevaban cervezas a la playa desde unos quiosquillos que había por allí, así se sacaban algo de dinero. La hora de la comida la teníamos un poco complicada porque sólo veíamos los resorts estos (en los quisquillos sólo había bebida)… total que preguntando a los gorrillas del aparcamiento que había allí por algo barato ellos mismos nos mandaron para uno de los resorts no nos fiábamos mucho así que sólo queríamos mirar por encima pero en seguida el de seguridad del resort nos dijo que había buffet libre y que le siguiéramos, yo le pedí que me dijera el precio porque si era caro no iba a entrar y el hombre diciéndome que estaba todo incluido, bebida y todo y yo, ya, pero el precio, pero el hombre no quería decírmelo, total que al final ya me dijo venga 10 cucs por persona, y nos pareció bien. Eran unos 10 euros pero nos parecía bastante barato para ser precio turista y para ser un buffet de un resort, en general estábamos viendo precios mayores. Nos llevó por la parte de atrás del resort, y se lo dijo así como de estrangis a una camarera (el precio que nos había dicho) Creo que fue dinero que se quedaron entre ellos y el camarero que nos atendía, pero tampoco lo se. El camarero super majo, y nos sorprendió porque no fue lo habitual en Cuba :D. Nos dijo que pidiéramos toda la bebida que quisiéramos, que estaba incluída… veníamos de unos días comiendo más bien poco, así que dimos buena cuenta del buffet 😀

Al devolver las bicis estuvimos hablando con el dueño de la casa y de las bicis 🙂 era un cubano que había estado trabajando en Suiza y había vuelto a Cuba, con su mujer que era Suiza. Nos estuvo hablando de su experiencia, de cómo había vuelto a Cuba porque se vivía mucho mejor que en Suiza. El chico se lo había montado bien la verdad. Tenía una casa super bonita, enorme donde alquilaba habitaciones, con un gran patio lleno de árboles. Nos dio algunas frutas que acababa de recoger… seguro que llevaban una vida mucho más tranquila que en Suiza

Al día siguiente, temprano pusimos rumbo a Cienfuegos con un autobús también de viazul. Compramos el billete el día de antes también. Era un viaje de casi dos horas, pero como salía a las 7:30 de la mañana de Trinidad a las 9 y algo estábamos en Cienfuegos. ¿Habéis visto alguna vez esos reportajes de cangrejos cruzando por mitad de las carreteras en su camino hacia el mar? pues en el camino hacia Cienfuegos lo vimos. Miles de cangrejos que tiñeron el asfalto de rojo, muchos no lo conseguían y morían aplastados por las ruedas de los pocos coches que habían pasado por allí, y nuestro autobús, que en su camino inevitablemente machacó a unos cuantos con el consiguiente crujido. Las gaviotas aprovechaban para darse un buen festín con los restos de los cangrejos. Pongo una foto de internet de no se qué localización porque a nosotros no nos dio tiempo a sacar la cámara

Sólo íbamos a pasar una noche, así que la intención era aprovechar todo el día. La casa que elegimos en Cienfuegos estaba muy bien localizada, era bonita, la habitación muy grande y todo perfecto la verdad. Llegamos muy temprano por la mañana pero la mujer nos guardó las mochilas sin problemas y nos fuimos a recorrer la pequeña ciudad.

El reportaje que le hicieron estos turistas a  este pobre señor no tiene precio, además de verdad… no se..lo mismo si que era un reportaje y este hombre estaba ahí posando y yo me estoy colando, pero es que vamos 10 minutos pegados a él tirando fotos (10 minutos que estuve yo ahí, sería más). IMG_9304

Cienfuegos tiene localizaciones muy interesantes… esto cerca del puertecillo

IMG_9306

IMG_9308

IMG_9311

IMG_9315

IMG_9316

Hacía bastante calor así que nos sentamos en un bar a tomar algo, al poco llegó un grupo de música y cantaron algunas canciones, lo hicieron bastante bien. A veces en los sitios algo más turísticos había algo de música , pero en general esperaba encontrar más… en las casas, o la gente en la calle, pero no vi nada de eso.

IMG_9323

Por la tarde paseamos hasta la punta

2015-09-13_123528

El camino es bonito, aunque cada dos por tres nos insistían en llevarnos en coco taxis

IMG_9339

IMG_9346

Mientras paseábamos un hombre iba vendiendo el servicio de taxis para el día siguiente hasta la Habana. Nosotros teníamos ya el autobús sacado pero nos dijo que podíamos devolverlo, que nos cobrarían 10 cucs de comisión pero él nos dejaba el taxi a lo mismo que el autobús contando ya con esos 10 cucs así que no perdíamos nada y ganábamos tiempo  porque el bus era más lento. Nos pareció bien la idea y quedamos con él en que nos recogería en la casa al día siguiente a la hora convenida, nos llevaría a la estación de autobuses para cambiar el billete y de ahí a la Habana. Como no teníamos que pagar nada hasta que llegáramos a la Habana nos pareció bien la idea, y así quedamos con él, mientras seguimos paseando hasta “la punta” Al final hay un chiringuito con unos mojitos muy bien hechos así que allí estuvimos viendo la puesta de sol, que fue muy chula la verdad.

IMG_9361

IMG_9370

Después de aquello nos fuimos a  cenar. Ya yendo a dormir, en la calle de nuestra casa había personas que habían sacado sillas a la calle y estaban ahí al fresco, como se hacía antiguamente aquí en España. Al pasar por delante saludamos con un buenas noches y un hombre nos preguntó de dónde éramos. Resulta que él había estado trabajando en España, en Xanadú (centro comercial de Madrid) y se había vuelto por la crisis española. En realidad había estado trabajando por multitud de países de latinoamerica. Nos contó que él se había hecho comunista a raíz de salir de Cuba. Que había visto mucha pobreza en países como Ecuador o El Salvador, niños rebuscando comida en la basura y que eso allí en Cuba no pasaba, que como mucho a  veces faltaba algún alimento algunos días pero que se sustituían por otros, que al cubano además le gustaba comer, y se comía bastante, o que a veces se iba la luz pero volvía al rato. Hablaba de la inseguridad en los países de la zona, y que cuando se ponía el sol ya no podían salir a la calle, pero que en Cuba eran las 11 o las 12 y por ahí estábamos… que sus compatriotas cubanos se quejaban porque no habían salido de Cuba, que veían a  los turistas tomando mojitos en las terrazas y se creían que en Europa vivían así todo el tiempo, pero que no sabían que nos tirábamos currando no se cuantas horas diarias, estresados y demás para llegar a eso. El discurso era muy parecido al del chico que nos encontramos que había vivido en Suiza… supongo que esta gente había ganado algo de dinero y se lo estaba montando bastante bien en Cuba, pero la verdad es que el discurso cuadraba bastante con lo que estábamos viendo.

A la mañana siguiente el taxi vino puntual, nos llevó a la estación pero se había ido la luz así que no nos podían cambiar los billetes, como nos dijeron que podíamos cambiarlos también en La Habana el taxista nos dijo que nos llevaba a la estación de allí y nos esperaba. Así que emprendimos el viaje a la Habana, viaje que fue tranquilo y bastante rápido.

Algunas cositas que se ven por las carreteras cubanas

IMG_9373

IMG_9374

La devolución del billete en la estación fue correcta y llegamos a nuestro destino a buena hora, así que la aventurilla del taxi salió bien.

Nuestro último día en La habana lo dedicamos a pasear por algunos sitios que no habíamos visitado. El famoso callejón de Hammel, famoso por su música los domingos (que nosotros nos perdimos) y sus graffitis, todo muy alternativo 🙂

IMG_9385

IMG_9386

En Cuba se lleva bastante el tema de la santería y demás, se ve gente totalmente vestida de blanco, no se mucho del tema, pero nos encontramos con el sacrificio de un pollo

IMG_9395

Esto son cosas que veíamos paseando por el Malecón. Hay muchos edificios medio derruidos pero vimos como empezaban a  construir nuevos en solares, algún hotel nuevo… supongo que en unos años cambiará el paisaje

IMG_9397

IMG_9415

IMG_9416

Nos gustó mucho nuestro viaje a Cuba, desterramos algunos mitos y vivimos allí nuestra propia experiencia. Sin duda es un país que merece la pena visitar por libre y hacerse uno su propia composición de lugar, la nuestra ha sido ésta y obviamente es totalmente subjetiva, en base a lo que allí pudimos ver. Si tenéis alguna duda y queréis preguntarnos, no dudéis en escribirnos en los comentarios.

 

Un pensamiento sobre “Cuba por libre: Trinidad y Cienfuegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*