A las 8 de la mañana ya estábamos en marcha rumbo a Almansa. Teníamos por delante una etapa un poco larga, de unos 67 kms. casi todo de subida, así que íbamos con la intención de hacer todos los kms que pudiéramos en las primeras horas del día. A veces uno tiene planes pero suceden cosas que no se tienen previstas. Apenas llevábamos un par de kilómetros cuando Chema se cayó. Había un poco de agua y no nos dimos cuenta de que resbalaba. Se cayó él y todo el que pasara por allí…yo estaba haciendo una foto justo en ese momento,si no, me habría caído también.

Capté el momento justo en el que Chema se caía y pasaba un chico que se había caído por la mañana, y que nos ayudó a pasar. Chema solo se hizo un poco de daño en la espalda porque le dio un pequeño tirón, aún así estuvimos casi una hora esperando a que se le pasara un poco y ver si podía hacer la etapa. Por suerte se recuperó y pudimos seguir.

Momento exacto de la caída

Los primeros kilómetros nos gustaron mucho


Continuamos la ruta por sitios bastante chulos hasta que llegó la hora de subir el puerto de Almansa…que bien pero es una subida muy dura con un camino en bastante mal estado que dificulta todo. Lo hicimos con buen ánimo porq íbamos ya concienciados y porque tuvimos la suerte de que se nublara a ratos…En esta foto no se aprecia bien todo lo que habíamos subido…

Y la alegría una vez que estás arriba…

Al final llegamos a Almansa sobre las cuatro de la tarde, localidad que nos gustó mucho también, igual que toda la ruta

Última modificación: 19 julio, 2020

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.

*