Para el  verano de 2010 decidimos que había llegado la hora de hacer nuestra primera incursión en Asia, nuestro destino: Japón

26-07-2010 Partimos hacia Tokyo, escala Beijing

Volamos hacia Japón con la compañía Air China. Nuestro avión partía desde Barajas con rumbo a Beijing. Tras unas 10 horas de agradable vuelo aterrizamos en el aeropuerto chino.

Tras pasar los correspondientes escáneres (entre otras cosas comprueban la temperatura corporal por si estás enfermo) entramos en la zona de embarque donde otro avión nos llevaría al aeropuerto de Haneda, en Tokyo. Como ya íbamos algo cansados por el vuelo anterior y teníamos 3 horas hasta nuestro embarque, decidimos dormir un rato en el aeropuerto, imaginaos cuando encontramos unas fantásticas tumbonas cerca de nuestra puerta de embarque, ni que decir tiene que dimos buena cuenta de ellas.

El vuelo hacia Tokyo fue algo más movidito, 3 horas de turbulencias que decidimos pasar durmiendo, lo que podíamos.

27/07/2010

Por fin llegamos a Tokyo que nos recibía bajo un sol de justicia. Era la 1 de la tarde y el calor era bastante asfixiante. Cogimos el monorail que nos llevaba del aeropuerto a la estación de Hamamatsucho, donde debíamos coger el metro hasta nuestro hostel. Para sacar el billete del monorail fuimos bastante rápidos, había bastantes máquinas diferentes para sacar tickets, pero identificamos que algunas llevaban nombre de otras compañías diferentes al monorail. Así que nos fuimos a por la nuestra.

Teníamos la misma sensación de todos los viajes, pero elevada a la máxima potencia, estabamos dando pequeños pasitos para conseguir el objetivo,en este caso llegar al hostel.

Cuando bajamos en Hamamatsucho nos hicimos un pequeño lio con las salidas, bajamos, subimos pero no encontrábamos la línea que debíamos coger. Fuimos a un puesto de información donde nos dimos cuenta de la realidad del viaje, no hablaban inglés. Aún así el chico que nos atendió, en el permanente esfuerzo de los japoneses por agradar y hacer bien su trabajo, resolvió nuestra duda, y nos indicó que teníamos que salir del edificio y cruzar al otro lado de la calle. Lo hizo en japonés, pero cuando tanto emisor como receptor quieren comunicarse, lo hacen, vaya si lo hacen.

El metro de Tokyo es probablemente el más complicado que nos hayamos encontrado hasta ahora en los viajes. Varias compañías se reparten las líneas. Trenes que paran sólo en ciertas estaciones, el flujo continuo de viajeros, el primer día cuesta un poco, el segundo, lo dominas. Total esto para decir que cogimos un metro que no debíamos porque no hizo parada en nuestra estación, así que nos bajamos en la siguiente y cogimos otro que paraba en todas las estaciones. No volvimos a equivocarnos en el tiempo que estuvimos allí, y es que  veces, equivocarse es la mejor forma de aprender la lección.

La verdad es que íbamos un poco alucinados en el metro, empiezas a observar cómo se mueve la gente, como son las señales, como de diferente es todo,  el cerebro empieza a trabajar a una velocidad apabullante, a registrar cada cosa nueva y es que yo creo que se prepara para la adaptación y puede que para el mimetismo, al menos el nuestro 🙂 . Íbamos bastante cargados con la mochila y el calor no ayudaba aún así el recuerdo que tengo de aquellos momentos debe ser parecido al de un niño pequeño cuando ve por primera vez una filita de hormigas: alucinas, señalas, miras, tocas y en definitiva…lo flipas 🙂

Por fin llegamos al hostel donde esta vez sí, hablan inglés. Como en muchos otros hostels de Europa tienes que quitarte las zapatillas antes de pasar, esto es una constante en Japón, en muchos templos, en las casas, a mi particularmente me gusta mucho eso de no pasar a la casa con las zapatillas que has estado usando en la calle y lo intento aquí en España.

Nuestra habitación era para dos personas, estaba casi al mismo precio que las de más gente, así que genial, en este viaje no compartiriamos habitación. El baño sí era compartido y sí, los inodoros tienen botoncitos, sí tienen calefacción, y sí tienen un chorrito de agua, la verdad es que son geniales 🙂

Llevabamos unos bocadillos desde España (ya estaban algo guarreados pero aún comestibles) decidimos comerlos y dormir unas horas de siesta (apenas habíamos dormido) y más tarde ir al cercano barrio de Akihabara, cuna de la electrónica y el manga.

Ni que decir tiene que llegar a Akihabara fue alucinante, fuimos al anochecer cuando las luces de neón del barrio comienzan a encenderse y empiezas a ser consciente de que estás en otro mundo, y que no has visto nada parecido en el tuyo. Los edificios literalmente te hablan, las pantallas se multiplican, la gente se agolpa en los semáforos en el caos más grande  y ordenado que haya visto nunca. Las otakus (esas chicas manga disfrazadas)  contratadas por las tiendas reparten folletos a voz en grito, con esa peculiar forma de hablar …como si fueran niñas ya creciditas, tal cual te imaginarias al leer un comic manga. Descubrimos el barrio, el famoso pachinko (especie de tragaperras que les vuelve locos), el ambientazo de la ciudad,  y empezamos a empaparnos de Japón, de Tokyo, de tal vez la ciudad más alucinante que hayamos visto nunca.

28/07/2010 Ginza, Tsukiji, Marunoichi y Jardines imperiales

Nos levantamos temprano con la intención de ver un poco el ajetreo matutino del mercado de pescado de Tsukiji, pero antes quisimos pasar por Ginza tal vez la zona más cara y exclusiva de Tokyo. Nos gustó la zona, con edificios muy bonitos, modernos, tiendas elegantes y multitud de cosas que llamaban nuestra atención, por ejemplo muchos de los coches son ya eléctricos y sorprende que pese al tráfico, apenas hay ruido.

Voy poniendo fotos mejor

Es muy normal que la gente lleve sombrillas. El calor era bastante fuerte, por suerte hay máquinas de vending en cada calle donde poder comprar agua y refrescos

Curiosa forma de llevar a los niños de una guarderia (sin duda, útil)

Esto nos gustó bastante, pasaba el tren por encima y le daba un toque futurista a la ciudad

Hay bastantes más fotos de la zona pero hay que seleccionar.

Después de visitar el barrio de Ginza nos dirigimos hacia el mercado de pescado de Tsukiji. Imaginaos la actividad que tiene, es el mayor mercado de pescado del mundo, la subasta del atún es todo un espectáculo, por desgracia cuando fuimos nosotros no se podía visitar (de todos modos tienes que ir sobre las 5 de la mañana), hace unos meses han vuelto a restablecer las visitas.

Estuvimos paseando por los puestos de pescado que hay cerca del mercado, que tienen una variedad increíble de sushi, y otros productos, todo muy colorido y por supuesto muy auténtico.

A continuación fuimos a los jardines imperiales pasando antes por Marunouchi, prestigioso distrito de negocios de Japón. Llama la atención en verano los ejecutivos, que van sin chaqueta y sin corbata para ahorrar energía, (al no tener tanto calor no se baja tanto la temperatura del aire acondicionado) además van todos con sus camisas blancas y sus maletines (y muñequitos colgados de las cremalleras). Las mujeres suelen ir con vestidos, faldas y todas sus variedades.

Autobus de hello Kitty, con Hello Kitty en el interior en el distrito financiero, realmente les vuelve locos Hello Kitty a los japoneses

Por fin llegamos a los jardines imperiales, todo un oasis en el centro de la ciudad. El palacio imperial se encuentra rodeado por los jardines imperiales, fosos y grandes muros de piedra. No está permitido el acceso al palacio ni a los jardines más próximos. Es sabida la gran afición de los japoneses por los jardines, así que imaginaos cómo eran estos, cuidados al detalle y simplemente perfectos.

29/07/2010 Yokohama

Día de nuestra excursión a Yokohama, segunda ciudad más grande de Japón con 3 millones de habitantes. A sólo 30 minutos en tren desde el Sur de Tokyo. El día amaneció nublado con lluvias intermitentes y  yo, personalmente, lo agradecí. Durante nuestro trayecto en tren nos sorprendieron las dimensiones de Tokyo, la ciudad pasaba y pasaba ante nuestros ojos y parecía no tener fin. Pasó bastante tiempo hasta que por fin la ciudad quedó atrás.

Yokohama cuenta con la ciudad china más grande de todo Japón, la Yokohama Chinatown , muy muy interesante, y donde dimos buena cuenta de la auténtica comida china.

El batiburrillo de cables que se aprecia en la foto fue algo que nos llamó la atención y una constante durante todo el viaje. Realmente curioso

Vista del «Minato Mirai» literalmente «el puerto del futuro» área futurista del centro de Yokohama repleta de oficinas,  comercios y hasta un parque de atracciones

30/07/2010 Asakusa

Asakusa, barrio tokiota que conserva la esencia del Japón antiguo. La atracción principal es Sensoji, templo budista del siglo 7.

Los alrededores del templo están llenos de comercios

Kaminarimon (La puerta del Trueno) y puerta de entrada al templo

Antes de entrar en el templo hay que lavarse las manos y purificarse con el incienso

Vista del templo y la pagoda

Peticiones, escritas en madera y colgados a la entrada del templo

Esto la verdad es que sólo lo vimos en este barrio, que era más turístico

Tras pasear por Asakusa nos acercamos a la cercana zona de «Ueno» que cuenta con un bonito parque una gran estación de trenes y muchos comercios.

Zona cercana a la estación…

Mercado de Ueno

Aunque no he hablado aún de la comida tengo que decir que nuestra percepción fue que los japoneses comen muy bien. La comida es bastante barata y por pocos euros puedes comer bastante bien. Muchas veces comprábamos comida para llevar, o comprabamos la comida en los supermercados, donde tienen secciones enteras para la comida preparada, hecha en el día.

Por la tarde fuimos a Odaiba donde se tienen unas vistas espectaculares de la ciudad. El camino hacia Odaiba es todo un espectáculo, llegamos en un tren elevado, no tripulado, que convierte la zona de la ciudad por donde pasa en un auténtico espectáculo futurista

Creo que con sólo una imagen puede entenderse por qué Odaiba es especial y por qué ese fue uno de los momentos más mágicos de nuestro viaje.

Por cierto  allí hay una réplica de la estatua de la libertad, en teoría hay tres originales en el mundo, la de Nueva York, la de París y esta de Tokio, y hemos tenido la suerte de poder ver las tres en vivo.

31/07/2010 Kamakura

Día elegido para nuestra visita a Kamakura, capital durante un siglo, desde 1192. Tiene numeros templos, bonitas playas y el buda de exterior más grande de todo Japón. Hicimos un trekking algo duro pero interesante que nos descubrió un bonito templo  en mitad de las montañas

esta la hicimos con una cámara compacta, así que tiene menos calidad

Por fin y tras algún percance con las ortigas…el gran Buda

El Buda, hecho de bronce, es bastante impresionante. Se puede pasar al interior de la estatua, pero no es demasiado interesante.

Kamakura tiene bastante encanto, es un pueblo muy agradable para pasear y un buen ambiente playero

Al llegar a Tokyo comenzamos a ver un montón de gente vestidos de forma tradicional, con los kimonos, ya habíamos visto gente así vestida durante la semana, en el metro, por la calle, pero ahora había muchísima más gente

Compramos comida para llevar al lado del hostel y subimos a comer a nuestra habitación, estábamos bastante cansados pero os aseguro que lo que comimos nos ayudó a reponer fuerzas

La tarde empezó a volverse un poco extraña cuando cortaron la calle del hostel y empezó a venir un montón de gente, muchos con kimonos. Vimos como dejaban pasar sólo a pequeños grupos hacia una calle adyacente,mientras la policía, subidos a esa especie de tarima daban instrucciones con un megáfono.

Poco a poco empezamos a ver que la gente iba sentándose en el suelo, con sus mantas o toallas y comenzaban a comer. No sabíamos si pasaría una especie de cabalgata o que, pero decidimos imitar a la gente. En las tiendas empezaron a sacar puestecitos hacia la calle y vendian comida y bebida, así que con nuestro par de cervezas nos unimos a la fiesta.

Para nuestra sorpresa lo que los japoneses estaban esperando en esa calle no era un desfile, sino fuegos artificiales que tiraban cerca del rio, donde se llegaba a través de esa calle donde sólo iban dejando pasar a la gente con cuentagotas y que en un momento dado cerraron, demasiada gente concentrada en un mismo lugar puede ser un peligro serio en Japón.

El caso es que aunque en nuestra zona los fuegos artificiales se veían bastante lejos, estaba todo petado, así que sin darnos cuenta casi no teníamos donde sentarnos, vimos un hueco, luego nos dimos cuenta el porqué de que no hubiera nadie, a ver quien lo adivina 🙂

El caso es que disfrutamos aquella noche en la que como pudimos, nos mezclamos con los locales 🙂

01/08/2010 Harajuku, Parque Yoyogui, Shibuya, y Shinjuku

Salimos por la mañana temprano camino de Harajuku, donde suelen concentrarse jóvenes de las culturas adolescentes más extremas.Takeshita Dori es la principal calle comercial de la zona, con un montón de tiendas para adolescentes.

Pero primero fuimos al Yoyogui Park, lugar de reunión de los Otakus (esos chicos y chicas manga) Era bastante temprano así que disfrutamos del parque a primera hora, que además es espectacular

Puerta de entrada al parque

Templo dentro del parque

Curiosos deseos los de algunos…

Tuvimos la suerte de ver la entrada al templo de una auténtica boda japonesa

Aquí Takeshita Dori

Por el parque empezamos a ver ya un poquito de moda adolescente japonesa…

Muchos jóvenes japoneses son bastante abiertos, hablan alto en público, y no les importa ir llamando la atención,la idea es salir de la norma, esa a la que parecen estar sometidos los japoneses desde hace cientos de generaciones

Desde hace tiempo se reunen a la entrada del parque los Rockabilly, que se pegan buenos bailes y hacen un montón de ejercicio, no paran…

los chicos malos…

y los chicos buenos…

Esa misma mañana fuimos Shinjuku, zona de rascacielos, como el ayuntamiento, precioso rascacielos con dos torres gemelas y miradores en los últimos pisos, totalmente gratuitos.

Impresionante ver Tokyo desde lo más alto.Esta vista se repetía en los 365º en ningún momento fuimos capaces de ver, ni adivinar donde acababa la ciudad.

La zona cuenta con bonitos y elegantes rascacielos

A continuación pasamos por Shibuya, aunque no era la primera vez ya que varias noches habíamos salido por la zona. La imagen más conocida de este barrio y una de las más conocidas de Japón es el famoso paso de peatones que cada pocos minutos cruzan oleadas de personas, no en vano es el cruce más poblado del mundo. Lo rodean impresionantes pantallas y luces de neón, que hacen de este cruce uno de los lugares más espectaculares de Tokyo.

Aquí uno de los habitantes más conocidos del barrio, Hachiko.

Es la estatua de Hachiko,  el perro que acompañaba todos los días a su dueño a la estación, e iba a recogerle. Pero un día el dueño murió en el trabajo y no regresó nunca…El perro se pasó los siguientes 10 años de su vida yendo puntualmente cada día a esperar a su dueño a la estación. Los vecinos, que conocían la historia, le cuidaban dándole de comer y beber. Cuando murió hicieron ese monumento en su nombre.
Hay una película sobre esta historia que protagoniza Richard Gere, yo la ví cuando estuve en Japón, en Hiroshima, no os la recomiendo porque es muy triste y se te queda un poco de mal cuerpo.

La verdad es que la zona es una pasada, de ambiente, marcha, sea la hora que sea

02/08/2010 Nikko o como calarse hasta los huesos

Excursión de un día hasta Nikko uno de los destinos imprescindibles si vas a Japón. Está rodeado de bosques accidentados y cuenta con varios santuarios y templos patrimonio de la humanidad.

Llegamos después de coger un tren y un autobús donde nos dimos cuenta de que aquí, en japón, se paga al bajar, curioso.

El sitio estaba lleno de turistas pero eso no le quitaba ni espectacularidad ni atractivo al lugar. El día amenazaba lluvia, tal y como comprobaríamos un poco más tarde.

Increíble págoda de 5 pisos, originaria de 1650

En un momento dado empezó a llover y nosotros a mojarnos, a empaparnos, intentamos refugiarnos pero daba igual ya estabamos calados…hasta que vimos que en las taquillas empezaron a sacar paraguas y a venderlos, vimos el cielo abierto (auqnue estaba totalmente encapotado) y ya sí, con nuestros paraguas, continuamos nuestra visita.

Por supuesto al poco tiempo paró de llover

Visitamos el bonito puente rojo sagrado, imagen muy conocida de Japón, la verdad es que el lugar es mágico y la neblina le daba el toque perfecto

Bajando un poco hacia el pueblo nos llamó la atención un pequeño y curioso escaparate donde leímos un cartel escrito a mano, en español, que decía algo así como «los fideos están muy buenos» no se exactamente si eran fideos o qué era, el caso es que nos llamó la atención y como era hora de comer, decidimos entrar, y qué suerte que lo hicimos. Un pequeño local de apenas 3 mesas, lleno de papeles escritos por los visitantes por sus paredes, dueños increíblemente amables y los mejores fideos que probamos en Japón

Con el estómago lleno y depsués de haber dejado nuestro recuerdo también, emprendimos la vuelta a Tokyo, no sin antes fotografiar algunas cosas curiosas, y típicas de Japón, como las gasolineras, con sus surtidores en alto (las mangueras cuelgan)

Su pasión por Hello Kitty…

Al llegar a Tokyo y después del bonito día que habíamos pasado decidimos que era hora de subir a la Tokyo Tower, unos metros más alta que la Torre Eiffel, con unas vistas espectaculares de Tokyo.

Las vistas desde la torre eran simplemente geniales, así que decidimos tomar unas cervezas, en lo alto de la torre y disfrutar del momento, valorar lo alucinante que estaba siendo el viaje, a 11.000 kms. de nuestra casa.

Esa noche aún pasamos por Shibuya, quisimos despedirnos un poco de la ciudad porque al día siguiente seguríamos nuestro recorrido por Japón y no nos pareció mejor forma para hacerlo, que Shibuya…

El tren que pasa por mitad del edificio (podéis ver la estela)

Y el cruce ..

03/08/2010 Takayama

El día 3 de agosto pusimos rumbo a Takayama, ciudad que ha sabido mantener el toque tradicional, a los pies de los alpes japoneses. El viaje en tren fue toda una aventura, transbordos entre varios trenes y el último no sabemos de qué año era, pero tenía pinta de ser muy tradicional también 🙂 Como éramos los únicos occidentales les llamábamos un poquito la atención y para el final del camino ya habíamos entablado conversación con los locales (el tema de conversación siempre era nuestra victoria en el mundial), sin duda, gente muy muy amable y no tan reservada como la imagen que solemos tener de ellos.

La ciudad es simplemesnte encantadora, preciosa, pasear por sus calles es sentirte en el Japón más tradicional. Las casas son todo un espectáculo y un remanso de paz a los pies de los alpes, sin duda un lugar idílico

Mucha gente habla de los Ryokan, el alojamiento típico japonés. la verdad es que es bastante más caro que dormir en un hostel, por eso lo descartamos, sin embargo en Takayama, el propio hostel tenía varios Ryokan, así que ese día dormimos en uno. La experiencia fue simplemente maravillosa.

04/08/2010 Destino: Kyoto

Tomamos varios trenes, esta vez dirección a kyoto, nuestra parada.  Es bastante curioso el tema de la comida en los trenes. En las estaciones venden cajas de comida, las hay a montones, cerraditas, con sus plásticos…Son bastante baratas, la gente las compra y come en los trenes, y nosotros…en nuestro constante afán por integrarnos, hicimos lo mismo, claro 🙂

Por cierto que clavar los palillos en el arroz trae mala suerte y es de mala educación, ni me di cuenta cuando lo hice…es tan cómodo 🙂

Llegamos a Kyoto ya tardecillo. El hostel era una pasada, tal vez el mejor hostel donde hayamos estado nunca. Las zonas comunes eran enormes, el ambiente, muy muy bueno, muy cómodo, nos encantó. Dimos una vueltecilla por los alrededores y nos fuimos a  dormir no muy tarde, el día había sido duro, cargar con las mochilas agota y al día siguiente nos esperaba Osaka.

05/08/2010 Osaka

El 5 de agosto decidimos hacer nuestra excursión a Osaka, la segunda ciudad con más población del país en horario laboral. Es una ciudad impresionante, con mucho ambiente y atracciones.

Por la mañana fuimos directamente al Castillo de Osaka. Está rodeado por un foso con agua teñida de color rojo

El castillo es simplemente impresionante

De ahí decidimos ir al Centro internacional de la paz de Osaka, nadie debería perdérselo. El mensaje es claro, la destrucción y los horrores de la guerra, que deben evitarse. Tiene salas con exposiciones sobre los bombardeos en Osaka en la II Guerra Mundial, por supuesto sobre los bombardeos en Hiroshima y Nagasaki, y una sala que nos llamó poderosamente la atención y que en muchos países simplemente no nos imaginariamos que existiera, y pienso sobre todo en EEUU, una sala sobre los horrores que cometieron ellos mismos en la II Guerra Mundial, sin ocultar nada, sus invasiones a los países vecinos, las torturas y muertes que causaron y el mensaje de fondo de la profunda vergüenza y error, y con el propósito claro de que no vuelva a suceder algo así.

Después de salir del museo nos fuimos a la zona más moderna de la ciudad. Tienen una bonita ciudad subterránea llena de tiendas, restaurantes, comimos allí mismo increíblemente bien.  A la entrada varios chavales practicaban bailes

La ciudad es muy interesante, y además hay mucho ambientillo, como casi siempre en Japón 🙂

A continuación fuimos al world trade center o torre cosmos, uno de los edificios más altos de Japón, en una isla artificial, un poco alejada de la ciudad .Está llena de edificios de negocios. Se puede subir a un mirador en lo alto, las vistas, increíbles.

Nos quedamos allí, tomando una cerveza y viendo como anochecía, fue un momento bastante especial.

Volvimos al centro de la ciudad, ya con sus luces de Neón y su ambientazo

El famoso corredor de osaka

Volvimos ya a dormir a Kyoto, que por cierto casi perdemos el último tren, nos preparamos la cena en el hostel, entablamos conversación con un canadiense que andaba por allí y con unas chicas de Valencia, que no lo estaban pasando demasiado bien. Y descubrimos una de las mejores cosas de Kyoto, cerveza con limón de 9º …que nos acompañó en nuestras noches en el hostel, no digo más 🙂

06/08/2010 Hiroshima, 65º Aniversario del lanzamiento de la bomba atómica.

Y aquí va el día más emotivo que pasamos en Japón y uno de los días más especiales que hayamos vivido probablemente en nuestra vida. Partimos por la mañana temprano de Kyoto rumbo hacia Hiroshima, llevabamos sólo una bolsa con algo de ropa porque íbamos a pasar la noche en Miyajima, isla sagrada cerca de Hiroshima y volver el día siguiente al hostel de Kyoto. Se cumplía el 65 Aniversario del lanzamiento de la bomba sobre Hiroshima, así que los actos conmemorativos se sucedían en el parque epicentro de la bomba, hoy en día alberga el museo, el memorial y el único edificio que quedó en pie en la zona.

El lugar estaba lleno de japoneses, y turistas, curioso que la mayoría fueran estadounidenses. El ambiente que se respira, tanto en la visita al museo como en las exposiciones en el parque, no es de victimismo como cabria esperar, no nos pareció que fuera «pobres, nos atacaron los americanos», sino de la profunda ansia de paz y de abolición de las armas nucleares. No me imagino lo mismo al otro lado del pacífico, para muestra un botón, Pearl Harbor. Japón por supuesto no tiene armas nucleares.

El único edificio que «quedó en pie»

Este es el monumento a Sadako. Sadako sólo tenía dos años cuando estalló la bomba de Hiroshima. Ella sobrevivió a la explosión, pero con sólo 11 años desarrolló leucemia, como tantos otros de los que habían sido expuestos a  la radiación. No le dieron esperanza de vida para más allá de un año. Un dicho popular japonés dice que si eres capaz de hacer 1000 pajaritas de papel se te concede un deseo. Cuando Sadako conoció la historia le impresionó y quiso hacer mil pajaritas para pedir no morir por la enfermedad. No pudo completar la tarea. La historia conmocionó a los niños del país que por todos lados comenzaron a  enviar sus pajaritas de papel para completar la tarea que no pudo Sadako. Cerca del monumento siempe hay pajaritas de papel hechas por los niños.

unos chicos hicieron un bonito baile

Banderas a media asta

Tras pasar la mañana en Hiroshima por la tarde nos fuimos a Miyajima. Se trata de una isla sagrada con un Tori en el agua (puerta sagrada de entrada al templo) muy conocido en Japon y que seguro que habéis visto en alguna foto. Todo en esta isla se considera sagrado, hasta tal punto que el templo está sobre el agua para que los fieles llegaran en barca y no tuvieran que poner un pie en la isla. Hoy en día hay algunas casas, muy pocas y muy pocos alojamientos.Sin duda merece la pena quedarse a dormir allí, cuando los barcos cargados de turistas se van de la isla y puedes disfrutar prácticamente sólo del espectáculo. Los ciervos son sagrados también, así que campan a sus anchas por las calles.

Hay un par de sitios para cenar, que cierran bastante pronto, así que contratamos la cena en el hotelillo donde estábamos y que regentaba una mujer bastante mayor, que fue la que preparó la cena. Una de las más espectaculares que probamos en todo Japón. No sabemos muy bien el nombre de lo que comimos, cosas que no habíamos probado nunca y algunas que era la primera vez que comíamos. La mujer nos iba sacando platos, creo que fueron 4 ó 5 diferentes, entre ellos sushi, simplemente increible. no tengo fotos de todos los platos pero para que os hagais una idea…

sushi…

Después de cenar fuimos a dar una vuelta por la isla.

El famoso Tori

El templo

Espectacular pasear prácticamente solos por la isla

07/08/2010 Miyajima

Por la mañana hicimos un trekking por una montaña cercana, para subir a un templo que estaba en lo alto y disfrutar de las vistas. Podias subir en teléferico o andando, elegimos la segunda opción y aunque se hizo duro, muy duro, porque hacía bastante calor, y humedad  y el camino era bastante empinado el paisaje fue muy bonito hubiera sido más interesante si hubieramos visto monos, tal y como nos habían dicho. De todos modos siempre puedes subir en teleférico y bajar andando, así no te pegas la gran paliza que nos pegamos nosotros.

Comenzaba el ascenso y la cosa prometía

Las vistas desde lo alto…

El templo casi en la cima…

mientras tanto la marea había bajado en Miyajima y ya casi podías acceder al tori

Estas figuras vestidas con capas rojas y gorritos tienen relación con los niños que mueren a edades muy tempranas o no han llegado a nacer. Se supone que las buenas acciones que vas haciendo en tu vida son las que luego te harán cruzar el río hacia la otra vida, pero los niños pequeños aún no han tenido tiempo y se quedan en una especie de limbo al otro lado del río, el tema es que son asustados por seres y demás que les hacen llorar. Los niños le piden compasióna  Buda haciendo motoncitos de piedras, que son destruidos por los demonios de la noche. Pero Jizo, una deidad compasiva ayuda a los niños, les protege enfrentándose a los demonios y les ayuda a cruzar el rio. Por eso los padres ponen figuras de jizo para que ayude a cruzar el rio a sus hijos. Normalmente llevan gorros rojos y baberos rojos también. Los vimos por todo Japón, y también en lo alto de esta montaña

El Tori ya con los primeros turistas

Y más turistas que llegaban en ferry

Momento que aprovechamos para irnos de la isla que tanto nos había gustado, hacia Kyoto, nuestra base

08/08/2010 Kyoto

Por fin pudimos disfrutar de un día entero en Kyoto tras varios días conociendo Kyoto de noche. Alquilamos unas bicicletas por la mañana, la ciudad no la vimos muy preparada en cuanto a  carriles bici, pero es una forma estupenda de recorrerla, sin duda lo recomendamos. Kyoto conserva ese espiritu tradicional japonés, pero con el añadido de ser una ciudad muy grande y moderna.

Visitamos varios templos, a cada cual más espectacular

Los jardines simplemente espectaculares…

Los famosos toris de kyoto, que enmarcan los 4 kms de camino hasta el templo dedicado al dios del arroz y las cosechas, el camino es simplemente espectacular

más templos en Kyoto…

Otra vez Jizo..

 

09/08/2010 Nara

Excursion a Nara ciudad que alberga el buda más grande de Japón y el edificio de madera más grande del mundo y donde los ciervos campan a sus anchas por toda la ciudad

Algunos intrépidos turistas compraban galletas para ciervos, arriesgando así su integridad física 🙂

El Buda simplemente impresionante

Ene l templo existe una columna con un pequeño hueco en la base. la leyenda dice que quien sea capaz de atravesar la columna, tendrá una vida virtuosa y llena de buena suerte. Sólo caben niños, así que los padres, intentan meterles, con el llanto de alguno aunque la mayoría pasa sin problemas (excepto los grandecitas que acaban muriéndose de la vergüenza)

sólo una cosa, esta es la mascota de los 1300 años de nara, no nos lo podíamos creer, ¿no os recuerda a P. Tinto?

Volvimos a kyoto con la intención de ir a prácticamente al único lugar de Japón donde aún quedan algunas Geishas auténticas. No es demasiado fácil porque son algo esquivas con los turistas. Tuvimos la suerte de ver alguna, intentamos mantener la distancia, de la forma  más respetuosa que pudimos, pero la verdad es que se armaba un pequeño revuelo cada vez que aparecía alguna

Terminamos el día disfrutando de kyoto de noche una vez más, con su espectacular estación, torre y centro comercial, en contraste con lo que habíamos visto durante el día.

10/08/2010 Tokyo

El 10 de agosto volvimos a Tokyo, en el que sería nuestro último día completo en Japón, Esta vez nos alojamos en un hostel que nos gustó más que donde estuvimos la primera semana, más cerca de una estación que nos venía bien para casi todo y con baño dentro de la habitación. Decidimos pasar el día visitando una zona un tanto futurista y que habíamos visto sólo de pasada la primera semana

subimos a un mirador gratuito de una de las torres…con unas bonitas vistas…

decidimso visitar ese día los dos barrios que más nos habían llamado la atención. primero Akihabara, primer barrio que visitamos en Tokyo, con sus tiendas de electrónica y sus chicas manga

Y por supuesto Shibuya, donde pasamos la noche y cenamos en la cadena de restaurantes Sukiya, donde ya habíamos estado varias noches (uff se echa de menos, estaba todo buenísimo)

11/08/2010 Vuelta a Madrid

El 11 de agosto pasamos nuestra última mañana en Tokyo, a mediodía salía nuestro avión rumbo a Madrid

Aprovechamos la mañana para fotografiar la Tokyo Sky Tree, que tendrá una altura de 634 m. y que aún estaba en construcción y que está llamada a ser la torre más alta del mundo (no edificio) Aparentemente la torre se inspira en una katana y en los edificios tradicionales japoneses.

Tras pasar nuestras últimas horas en Tokyo, cogimos nuestro avión de Air China con destino Madrid y escala en Beijing.

El viaje resultó ser impresionante, aprendimos muchísimas cosas sobre la cultura japonesa y sus formas de vida, no he podido reflejar ni la décima parte en el blog. Creo que nos ayudó a entender un poco mejor otras culturas, tan diferentes a la nuestra, lo que decimos siempre, viajar te abre la mente.

¡Salud y Aventuras!

Última modificación: 25 enero, 2017

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.

*