Australia

Que hayamos pasado los últimos 21 días en Australia es fruto de esas casualidades que se dan en la vida, simplemente un día, un gesto cotidiano como encender el ordenador marca tu destino durante unas semanas.

El verano suele ser la época del año donde podemos elegir un destino más lejano porque disponemos de más tiempo. El verano pasado elegimos Nueva Zelanda así que para este verano  de 2012 habíamos pensado otra zona del planeta, lejos de Oceanía, tal vez la India, China…la verdad no lo teníamos muy claro. Pero un domingo por la mañana, de esos que piensas que va a ser tranquilo, vimos en un foro de internet que alguien decía que se estaban vendiendo vuelos a Sydney por 300€ Efectivamente Etihad Airways ofertaba vuelos en first class, Madrid- Sydney por 300€ Obviamente debía ser un error, el precio ronda los 7000 €  Aún así, y con pocas esperanzas de que no lo anularan, los sacamos, pensando que tal vez se disculparan con algún tipo de descuento para futuros viajes, de hecho recuerdo mirar las rutas en las que operaba Etihad por si servía para alguno de los destinos que teníamos en mente. Pasaron los días y no recibimos comunicación de la aerolínea así que empezamos a ilusionarnos. A las pocas semanas, y recuerdo que estábamos en Grecia, recibimos un email de Etihad disculpándose por el error pero ofreciéndonos algunas opciones. Pagar 2000 euros más y volar en business class,5000 más y volar en first class, devolvernos el dinero y darnos un cheque de 250 euros para futuros viajes o mantenernos el precio pero viajando en clase turista. No nos lo podíamos creer!!! Por supuesto aceptamos el cambio a turista, íbamos a viajar a Australia por 300 €!!!

La organización del viaje no fue nada fácil. Australia es un país muy grande, para que os hagáis una idea aquí tenéis un mapa con Australia y Europa superpuestas

Por tanto y con tan solo 21 días de vacaciones, había que elegir bien las zonas que podíamos visitar y los medios de transporte que  íbamos a utilizar.  Llegó el día y por fin teníamos todo listo, Australia nos esperaba!

27 y 28 de julio Viaje y llegada a Sydney

El viaje en avión se nos pasó bastante rápido, teniendo en cuenta que eran muchas horas de vuelo . Dos horas Madrid Bruselas, siete Bruselas Abu dhabi, y catorce Abu dhabi Sydney, conseguimos dormir algo en el trayecto más largo así que no se hizo muy pesado. Al llegar a Sydney esperábamos un poco más de control en la aduana porque llevábamos material de acampada, botas y demás y en teoría lo revisan todo, pero en la aduana había un hombre que nos habló en español y nos dejó pasar sin revisar lo que llevábamos, así que nos ahorramos un trámite pesado 😀

Fuimos a coger el tren que nos llevaba a la estación central de Sydney, pero por obras estaba cerrado y habían puesto un autobus gratuito que iba directo. Nos estabamos ahorrando 15 euros por persona y aún el hombre nos pedía perdón, increíble…en menos de 20 minutos estábamos en la estación central de Sydney, y gratis!

Como llegamos sobre las siete de la tarde o así, no dio tiempo a  mucho, fuimos a  cenar cerca del hostel, en el barrio chino y nos fuimos  a dormir temprano. Estábamos en Australia!!

29 de julio primera visita a Sydney

Tras bajar a desayunar en el hostel vimos un cartel que anunciaba el recorrido de un autobus gratuito que recorría las zonas más interesantes de la ciudad y que precisamente paraba en la misma acera del hostel y pasaba por la bahía de Sydney, pff alucinante lo de esta ciudad, con una frecuencia de 15 minutos, por supuesto lo cogimos y en menos de 10 minutos estábamos viendo el famoso puente de Sydney.

La sensación que tuvimos es que todo aquel conjunto, los rascacielos a nuestra espalda, el puente, la ópera eran muy diferentes a como los habíamos visto en fotos, todo estaba más “encajonado” en la bahía, el puente era más pequeño que lo que nos parecía en las fotos y sin lugar a dudas nos pareció mucho más impresionante el conjunto en vivo.

Era domingo por la mañana y hacía buen tiempo así que, unido a que había una feria del cafe y otros alimentos, estaba lleno de gente paseando.

Una de las zonas más interesantes de la bahía Sydney es la llamada “the rocks” lugar donde desembarcaron los colonos europeos y que pronto se convirtió en lugar de encuentro de marineros y prostitutas. Abundaban los callejones estrechos y a ciertas horas se desaconsejaba andar por los callejones ya que eran frecuentes los atracos.

Hoy en día se conservan algunos edificios de la época.

La verdad es que en esta zona de Sydney puedes hacerte una idea de cómo tuvieron que ser esos primeros años con la llegada de los europeos, el caos de la época, lo peligroso del lugar, personalmente creo que fue la zona de Sydney que más me gustó.

En esta foto se aprecia mejor cómo apenas había espacio en el paisaje, el efecto era bastante bonito.

Y llegamos a la famosa ópera de Sydney…Es bonito pasear por un lugar que has visto tantas veces en fotografías…y justo en ese momento estar tu allí…

Comimos por ahí nuestro primer fish & chips del viaje mientras observamos un barco que iba y volvía bastante lleno de gente, y donde se leía la palabra “Free”, al lado de la de “Biennale”. Y como la palabra free significa gratis y esas cosas nos llaman la atención, no me preguntéis por qué, ahí que nos fuimos  a investigar. Se trataba de un ferry gratuito que en un trayecto de media hora o así te llevaba a una isla donde había exposiciones y demás. Como era una buena oportunidad para ver la bahía de Sydney desde un ferry sin pagar nada , ahí que nos fuimos. ¿Es que todo iba a ser gratis en esta ciudad?

Las vistas de la bahía no decepcionan

Desde el puente…

Ya por la tarde volvimos al hostel para cenar, al día siguiente nos íbamos al centro de Australia, a Ayers Rock, habíamos visto Sydney sólo un día, pero volveríamos los últimos días del viaje, así que con un hasta luego a la ciudad preparamos la mochila, el outback, el desierto australiano nos esperaba!

30 de julio vuelo a Ayers Rock

Uluru es una de las estampas típicas de Australia. La roca sagrada para los aborígenes se levanta imponente en medio del desierto rojo. Llegar hasta allí no es sencillo, así que casi se quedó fuera de nuestros planes al comprobar precios y días para llegar. Finalmente pudimos cuadrarlo dentro del presupuesto y volamos directamente desde Sydney para  ver este impresionante monolito y el parque nacional donde se encuentra.

Tras tres horas y media de viaje llegamos al aeropuerto  de Ayers Rock, una pequeña pista para los 3 ó 4 vuelos diarios que operan en esta temporada. Allí habíamos alquilado un pequeño coche para movernos por el parque nacional, así que tras completar los trámites fuimos en dirección al rudimentario camping en el que nos alojaríamos las siguientes dos noches.

Tras comer algo en el camping nos dirijimos a  ver la puesta de sol en Uluru. Simplemente impresionante ver cómo la roca va adquiriendo su característico tono rojizo y el cielo adquiere muchas tonalidades diferentes con la puesta de sol. La verdad es que el espectáculo fue increible

Antes de la puesta de Sol

durante la puesta

Estar en Uluru es simplemente mágico y no nos había resultado fácil así que estar allí era un regalo.

Cuando nos fuimos sólo recuerdo ver la roca por el espejo retrovisor del coche mientras en el cd sonaba el himno no oficial de Australia. La canción que les vuelve locos a ellos y que nos enamoró a nosotros, que nos acompañó durante nuestro viaje y que forma ya parte de la banda sonora de nuestra vida , todo un clásico, Down Under de Man at work.

31 de julio visita al Kata Tjuta National Park

Aunque ya habíamos visto el atardecer en uluru la tarde anterior, éste era el día elegido para visitar el parque con más detenimiento.

Además de la famosa roca el parque cuenta con otros atractivos como “las olgas” un impresionante conjunto de rocas, redondeadas, que forman valles y gargantas y que sin duda compiten en belleza con Uluru. A nosotros nos gustaron mucho e  hicimos un trekking entre las montañas, el del valle de los vientos, que aunque era un poco duro era bastante gratificante, por las vistas y porque prácticamente no había gente haciéndolo.

Por supuesto el parque estaba lleno de señales advirtiendo del peligro por canguros en la zona.

Tras pasar la mañana y comer en las olgas nos dirigimos a explorar la base de Uluru

Uluru es tan impresionante de cerca como de lejos y lo que pensamos que sería una pequeña excursión se convirtió en una tarde entera explorando la roca.

Algunas pinturas rupestres…

Hay mucha gente que sube a la cima de  Uluru aunque no es nada fácil hacerlo, normalmente las altas temperaturas y el terreno escarpado hacen que el ascenso se complique. Son varias las personas que han muerto en el intento, y los aborigenes, los propietarios tradicionales de Uluru, consideran la roca sagrada y que no debe ser pisada por humanos. Ellos prefieren que no suba nadie porque además se sienten responsables de cada muerte, así que hay numerosos carteles pidiendo que no se haga. Durante el tiempo que estuvimos en la zona donde la gente acometía la subida vimos subir a mucha gente, muchos claramente poco preparados, gente bastante mayor e incluso algún niño. Se veía un poco complicada la subida y la mayoría de la gente bajaba sentada porque el terreno era muy empinado, vimos a alguno pasarlo bastante mal, pero bueno, la gente seguía subiendo.

Palomas con cresta…

La tarde pasó rápida así que sin darnos cuenta andábamos por la zona cuando el sol empezó a ponerse. Decidimos despedirnos de la roca sagrada tal y como lo habíamos hecho la tarde anterior, viendo como el sol cambia el color de Uluru en cuestión de minutos.

Esa noche fue fria en Uluru, como lo había sido la anterior, tal vez es una de las peores cosas que te puede pasar cuando vas a  dormir en tienda de campaña. Pasamos frío y fue incómodo, pero la visita al centro de Australia mereció la pena, dormir en mitad de un desierto es una experiencia única, y con eso y la magia de Uluru y las Olgas, nos quedamos.

01 de agosto Vuelta a Sydney

Por cuestiones de horarios y presupuesto tuvimos que volver a Sydney sólo para salir a la mañana siguiente rumbo a Melbourne, así que dormimos en un hotel cerca del aeropuerto de Sydney. Después de un vuelo largo y cuando aún tienes polvo rojo del desierto en tus botas, en tu ropa, mochila y tus vias respiratorias agradeces un hotel donde poder poner una lavadora, una ducha y dormir en una cama cómoda, y eso hicimos, uff cómo se disfrutan a veces esas pequeñas cosas.

02 de agosto  Próxima parada: Melbourne

Llegamos a Melbourne por la mañana en un vuelo de una hora y poco. Tras tomar un autobus que nos llevó al centro de la ciudad cogimos una guía de la ciudad donde además de un tranvía gratuito, que ya sabíamos que existía, vimos que había un autobus turístico, también gratuito, genial. Cargados con las mochilas fuimos buscando la parada del autobus que pasaba no muy lejos del hotel, calle arriba y abajo pero al final desistimos porque no la encontrábamos. Luego vimos que por obras habían suprimido la parada pff el peso de la mochila se estaba haciendo insoportable, aún así al final y casi por casualidad pudimos coger el autobus en otra parada. La verdad es que el autobus nos dejó un poco lejos aún del hostel, así que tuvimos que andar un buen trecho más. Esas son las cosas que a veces hacemos para ahorrar algo de dinero, que son un poco duras, pero a nosotros nos compensan.

Tras dejar por fin las cosas en el hostel y comer algo nos fuimos a pasear por los barrios cercanos, South Yarra y St. Kilda que están un poco más alejados del centro. Por supuesto son barrios super tranquilos, rodeados por inmensos parques y lagos, que dieron para buenas charlas sobre las ventajas y diferencias sobre educación y vida al aire libre en España.

Melbourne ha sido seleccionada como la mejor ciudad para vivir por “the Economist” y desde luego no nos sorprende.

 

Por casualidad nos enteramos de que se podían ver  pingüinos cerca de St. Kilda, llegando con la puesta de sol a un espigón, así que estuvimos esperando durante una hora o así hasta que finalmente aparecieron.

No pudimos hacer fotos porque era ya casi de noche y obviamente no se podía utilizar flash sobre los pingüinos (aunque hay gente que esto no parece que lo tenga muy en cuenta) fue bonito ver la llegada de los pingüinos, pero con el frío que estaba haciendo nos fuimos rapidito, no sin antes hacer una foto, rapidita también, de la ciudad

03 de agosto Great Ocean Road

Por la mañana temprano alquilamos un coche para seguir la Great Ocean Road, una de las  rutas turísticas más famosas de Australia.

La primera parada fue en Bells Beach, cerca de Torquay (sede de Ripcurl y Quicksilver entre otras) se supone que fue en esta playa donde en la película le llaman Bodhi tiene lugar la confrontación final. Es aquí además donde tiene lugar una de las pruebas del campeonato mundial de surf profesional.

Por supuesto estaba llena de surferos

Íbamos parando en pueblecillos viendo la fauna local. Aquí nuestros primeros canguros…

La ruta es muy muy bonita, llena de acantilados, bosques, ríos, y playas alucinantes…

Visitamos un pequeño pueblo, Kennet River, plagado de aves, algunas se acercaban curiosas al coche

Aquí vimos nuestros primeros koalas, en libertad obviamente, porque a riesgo de no ver koalas teníamos claro que no ibamos a ir a ningún zoo a hacernos foto mientras los abrazamos.

Es muy bonito ver koalas en libertad, saber que tal vez sea la última y la única vez que los veas es toda una experiencia.

Y el plato fuerte de la ruta, los doce apóstoles, donde vimos la puesta de sol y donde pese a  hacer muchísimas fotos sólo pondré un par, creo que basta para captar la magia del lugar.

Después de eso volvimos a Melbourne, unas tres horas conduciendo de noche por carreteras secundarias donde se nos cruzaban canguros y wallabies por la carretera, bastante peligroso, pero gratificante, había sido un buen día y estábamos dispuestos a celebrarlo con un reconfortante fish and chips cerca del hotel, mientras, de camino  nos sentíamos más jóvenes que nunca.

.04 de agosto Melbourne

Sábado 4 de julio día elegido para  visitar el centro de Melbourne. Nos levantamos por la mañana y llovia a cántaros, pensamos que habíamos tenido suerte el resto de días, total era invierno y algún día tenía que llovernos, pero paró antes de salir del hostel y se mantuvo así todo el día, qué suerte tuvimos!

Cerca de donde íbamos a  coger el autobús gratuito visitamos un monumento a los caídos, básicamente para ver las vistas desde lo alto, la verdad.

después de un paseo en el autobus turístico llegamos al Mercado Queen Victoria, con más de 130 años de historia

El bonito tranvía gratuito…

El barrio chino

Un poquito de arte urbano…

Más del barrio chino…

Una de las calles más comerciales de Melbourne. Super agradable el paseo por aquí, como veis en las fotos el tiempo había mejorado considerablemente

Por supuesto paseamos por Federation Square espacio urbano lugar de celebraciones, protestas, quedadas y demás eventos.

Un poquito más de Melbourne

05 de agosto Volamos a Darwin

A medio día teníamos el vuelo que nos llevaría hasta Darwin, tierra de cocodrilos y punto de partida para explorar el Kakadu National Park. Pasamos mucho tiempo desde España intentanto organizar los días que pasaríamos en el parque nacional. El presupuesto se disparaba para hacerlo por libre, alquilar un 4×4 era demasiado caro. Al final decidimos contratar una de esas excursiones organizadas, creo que por primera vez en nuestra vida. intentamos elegir una que no fuera de mucha gente, que viéramos un poco lo más importante del parque, respetando lo máximo posible el lugar y los animales que viven allí. Al final contratamos una de tres días. El 6 de agosoto a las 6:30 de la mañana pasarían a recogernos a nuestro alojamiento. y eso, unos días antes, se había convertido en nuestro principal problema del viaje.

Cuando miramos el alojamiento desde España no había mucha oferta en la ciudad, en Darwin. Hostels bastante caros y con malas opiniones en general. Así que por primera vez nos decidimos por el couchsurfing. Básicamente la filosofía del couchsurfing es que tu dejas un sitio para dormir a la gente sin pedir nada a cambio. Nosotros hemos alojado a gente en nuestra casa, polacos, canadienses, chinos… y la experiencia siempre ha sido buena, así que por primera vez nos alojaríamos nosotros en casa de alguien. Contactamos desde España con un chico que quería practicar español y que vivía en Darwin, nos dijo que sin problemas, podíamos alojarnos esa noche (en realidad como pasaban temprano a buscarnos y llegabamos a las 7 de la tarde en avion el día anterior serían solo unas horas) unos días antes, cuando ya estábamos en Australia nos escribió para decirnos que se marchaba el fin de semana de la ciudad y que no nos podría alojar. Bueno, decidimos que iriamos a un hostel pero nuestra sorpresa fue que varios dias antes ya estaba todo ocupado, no quedaba ni una sola habitación libre por menos de 300 euros, fue bastante frustrante. Después de varios intentos infructuososos pusimos un mensaje en un foro de la página de couchsurfing con la buena suerte de que una chica respondió. Estaba acostumbrada a  alojar a mucha gente en su casa y tenía varias tiendas de campaña y sofas por el jardín. Ella no iba a estar esa noche, pero nos dejó allí en su casa con otra gente que también estaba de couchsurfing, así que lo que había adquirido casi tintes dramáticos se convirtió en una buena noche de intercambio cultural con un danés, un francés y una australiana. Nos acostamos bastante temprano porque a las 6:30 pasaban a recogernos los del tour, empezaba la aventura en el Kakadu National Park!

06 de agosto Viaje al Kakadu national Park

Por la mañna temprano llegó nuestro vehículo, donde pasaríamos buena parte de los siguientes tres días (La foto es posterior, ya en el parque)

Éramos los primeros de 14 personas así que poco  apoco fuimos conociendo a nuestros compañeros de viaje: 1 chica japonesa, 5 holandeses, 3 australianos, 2 irlandeses, 1 frances y nosotros dos, en total 14 personas más el guía. Al poco de llegar al parque, montamos en una barca que nos llevaria por el rio para ver algunos cocodrilos.Había algo de niebla que levantó en seguida pero meternos con la barca al agua con esa visión fantasmagórica daba un poco de mal rollo 🙂

Nos gustó bastante porque en todo momento fueron respetuosos con ellos. No les dieron comida ni hicieron que saltaran cerca del barco para dar espectáculo a los turistas. Se mantenían siempre a  cierta distancia y además estuvimos viendo la flora y la fauna local.

Ver un cocodrilo de cerca es una pasada, y más si lo ves en libertad. Su tamaño y sus dientes son impresionantes, desde luego es un animal fantástico.


Impresionantes también las aves…

Las plantas, nenúfares y demás eran simplemente perfectas

No duró mucho el paseo en barca, una hora que se pasó volando pero el día no había hecho más que comenzar.

Por la carretera veíamos canguros y otra fauna

El tipo de carreteras que nos esperaban (y esta era de las buenas)

Ya por la tarde después de comer unos sandwiches que tuvimos que prepararnos fuimos a visitar unas pinturas rupestres del parque, bastante impresionantes

Vistas sobre el Kakadu National Park

Despues de recoger leña para la noche en el campamento llegamos por fin al camping, íbamos a dormir en pleno centro de kakadu, a más de 200 kms. de la civilización más cercana, rodeados de dingos (perros salvajes  que por cierto hicieron su aparición por la noche en el campamento) serpientes, arañas, cocodrilos y demás fauna. Cenamos alrededor del fuego y tras un poco de charla nos fuimos a  dormir temprano a la tienda de campaña, el día había sido intenso, y aún nos quedaban los platos fuertes en Kakadu

07 de agosto Twin falls y Jim Jim falls

Nos levantamos bastante temprano para descubrir que el enclave del camping era impresionante. De noche no lo habíamos podido ver. Nos pusimos en marcha para ir a las Twin Falls, unas impresionantes cascadas. el camino sólo era apto para todoterreno, así que tuvimos que atravesar rios y demás, con el peligro de que haya cocodrilos en ellos, por suerte no nos encontramos con ninguno.

Aquí una foto hecha desde el coche de un tramo de carretera

Con su correspondiente cartel de advertencia al lado…

No llevaban casi agua porque era la estación seca, aún así la altura es impresionante

Escalamos un poco más y llegamos a lo alto de las cataratas donde nos pudimos bañar sin peligro de cocodrilos, en teoria 🙂 Fue bastante bonito porque el lugar era un paraíso y estábamos solos

Agotados por la subida el baño fue relajante, a pesar de la tensión por los cocodrilos 🙂 Comimos allí y descendimos sólo para ir a las Jim Jim Falls

Por supuesto las fotos no le hacen justicia

Aquí nos bañamos junto a lagartos enormes y rodeados de impresionantes paredes verticales


La jornada había sido espectacular aunque estábamos muy muy cansados. De vuelta al campamento encendimos el fuego y cenamos carne de canguro y de cocodrilo, con la satisfacción de haber vivido un día espectacular entre gente impresionante, con culturas diferentes pero en comun las ganas de pasarlo bien y vivir una aventura, y para eso Kakadu es el mejor lugar.

08 de agosto Maguk

Último día en Kakadu que aprovechamos para un baño en las cataratas Maguk, en las bonitas pozas que va formando el rio antes de precipitarse. Antes paramos a ver de cerca uno de los miles de termiteros gigantes, este tenía casi 5 metros de altura.

El cartel advirtiendo del peligro de bañarse en las cataratas Maguk

Las pozas donde nos bañamos, que continuaban rio arriba, una tras otra, muy muy profundas y simplemente increíbles

Bonita despedida para kakadu, un lugar mágico, impresionante, al que ninguna foto o vídeo hace justicia, nuestra aventura había sido increíble y desde ya tiene por derecho propio un hueco en nuestras memorias.

09 de agosto llegada a Cairns

Tras dormir en el aeropuerto tomamos un vuelo que nos llevaria a Cairns, la zona de la Gran Barrera de Coral, y donde pasaríamos los siguientes 6 días a bordo de una furgoneta donde dormiriamos, comeriamos y viajariamos.

Este día lo utilizamos para cargar pilas después de los tres días que habíamos pasado en el Kakadu National Park y teniendo en cuenta que llevábamos ya muchos días de viaje, y que además habíamos dormido en el suelo del aeropuerto. aprovechamos par apone runa lavadora, cocinar algo de comida un poco más familiar (unos macarrones con tomate jeje) y básicamente descansar. La verdad fue como estar en el paraiso

Después de dormir en el suelo varios días en tiendas de campaña es maravilloso dormir cómodamente en un colchón. Ese día estuvimos en la piscina, fuimos a comprar algo de comida para toda la semana y básicamente descansamos. Al día siguiente nos esperaba la barrera de coral!

10 de agosto Excursión a la Gran Barrera de Coral

Hacer snorkel en la gran barrera de coral es algo simplemente indescriptible y una de las mejores experiencias que hemos tenido nunca.  Es algo que simplemente no vamos a  olvidar durante el resto de nuestra vida.

Tuvimos suerte y a la vuelta vimos ballenas en su migración al polo sur. Es espectacular pensar que has buceado en la Gran Barrera de Coral, un año antes ni podíamos imaginarlo.

11 de agosto Cape Tribulation

Empieza nuestra aventura con la furgoneta explorando Queensland y los alrededores de Cairns

La carretera discurre en paralelo al océano, lo que nos proporcionó bonitas vistas.

Para llegar hasta Cape Tribulation hay que cruzar el rio Daintree en andarivel, una especie de plataforma guiada por un par de cables que lleva coches de una orilla a la otra. Ésta funciona de 6 de la mañana a 12 de la noche.

Las señales de la zona advierten de la presencia de casuarios, aves que pueden alcanzar la altura de una persona y que en ocasiones pueden mostrarse agresivas. Por desgracia no quedan muchas, así que tampoco es demasiado fácil encontrarse con ellas.

Hicimos algunos trekkings por la zona que nos permitieron conocer una parte del Daintree forest, bosque tropical impresionante.

La playa en Cape Tribulation, como tantas otras de la zona es peligrosa por las medusas, que pueden ocasionar la muerte

Después de uno de los trekings en Cape Tribulation, cualdo íbamos a volver hacia la zona de Cairns la furgoneta no arrancaba, tras comprobar que nos habíamos dejado las luces encendidas dimos por hecho que nos habíamos quedado sin batería. Tras un rato un poco angustioso al comprobar que ni siquiera teníamos cobertura para llamar a la asistencia pedimos ayuda al conductor de un autobus que andaba por allí. Rápidamente pidió a los viajeros del autobus que bajaran a ayudarnos y así, empujando entre todos, conseguimos arrancar la furgoneta, uff qué suerte que pasaran por allí!

Aún nos quedaron ganas de hacer un trekking más por la zona

Ya volviendo hacia la zona de Cairns fuimos parando en varios lugares que llamaban nuestra atención

Esa noche dormimos cerca de Port Douglas había sido una aventura llegar a Cape Tribulation y casi lo fue también encontrar un camping para dormir , algunos estaban llenos, por suerte no nos costó mucho encontrar uno libre.

12 de agosto Mossman Gorge y Port Douglas

Nos levantamos temprano para iniciar el Mossman Gorge un espectacular trekking por el Daintree Forest.

La altura que alcanzan los árboles impresiona bastante

Nunca habíamos visto este tipo de raíces en un árbol, así que llamaban nuestra atención

Un poco de fauna local…

Tras un par de horas nos dirigimos a Port Douglas. Es una animada ciudad vacacional, con un aire tropical en sus calles, sus mercados y comercios y una preciosa playa, la four mile beach.

Comimos bajo unas palmeras  que tras la caminata que habíamos hecho por la mañana nos pareció idílico.

Ese día llegamos hasta Innisfail, un pueblo al sur de Cairns y dormimos  a pie de una bonita playa

al día siguiente nos esperaba la famosa Mission Beach


13 de agosto Mission Beach

Hicimos un bonito trekking en paralelo a missión beach, aunque lo realmente interesante es la playa.

Algún animalito simpático…

La bonita playa…

Nos hubiera gustado ir más al sur, hacia las whitsundays pero por cuestiones de tiempo y presupuesto fue imposible, así que volvimos dirección Cairns para pasar allí los últimos días, no sin antes pasar por las Josephine falls, espectaculares sin ninguna duda.


14 de agosto Kuranda

Ya desde Cairns fuimos a visitar Kuranda, bonito pueblo en la montaña con un animado mercado hippie y un bonito trekking para ver unas cataratas. No llevaban mucha agua lo que hacía que perdieran espectacularidad.

15 de agosto vuelta  a Sydney

Los últimos días los íbamos a pasar en Sydney, el viaje se acercaba a su fin y había sido tan intenso que estabamos seguros de que los últimos días en Sydney no decepcionarian. Llegamos a mitad de tarde y estuvimos dando una vuelta por el barrio chino, es increible como cambian tres semanas, ya totalmente acostumbrados al país parecía como si hubieramos estado en Sydney varias semanas, y es que es fácil acostumbrarse a una ciudad tan agradable.

16 de agosto la sorpresa de Manly y la bahía de Sydney

El día amaneció soleado y sabíamos que las temperaturas serían altas ese día, teniendo en cuenta que era invierno estar en Sydney en manga corta es todo un regalo.

Decidimos visitar Manly, un pueblo cercano al que podíamos llegar en Ferry y ver otra cara de la bahía de Sydney

No esperábamos demasiado de la visita a Manly, playas bonitas y poco más pero nos sorprendió gratamente.

El encantador paseo maritimo…

La bonita playa llena de surfers

La piscina de roca, pública…

Y, sobre todo, la impresionante fauna

Curioso…

algunas señales inquietantes si vas andando por la carretera…

Sin lugar a dudas Manly merece una visita.

Ya de vuelta en Sydney decidimos pasear por la ópera y hacer fotos de todo el conjunto al anochecer.Aunque pasamos bastante tiempo inmortalizando la puesta de sol sobre la ópera de Sydney, sólo pondré una foto que hizo @chemavlc, que creo que refleja bien el increíble espectáculo.

Aún tuvimos suerte y vimos delfines a nuestro lado. como se hacía de noche no pudimos hacerles foto.

17 de agosto último dia en Sydney

El día amaneció nublado así que no teníamos grandes pretensiones ese día. Fuimos  a hacer alguna compra de koalas para la familia, pasear un poco por los barrios cercanos y despedirnos un poquito de Sydney y Australia, con bastante pena por cierto.

Algunas fotos del monorrail

La entrada al barrio chino…

Conocimos en el hostel a una pareja argentina con los que entablamos conversación, muy simpáticos y compartiamos numerosos puntos de vista. Estuvimos con ellos cenando y tomando unas cervezas en un pub cercano hasta bastante tarde y fue sin duda una bonita despedida del viaje, haciendo balance de lo que habían sido los días en Australia y constatando, que este país, engancha.

BYE BYE AUSTRALIA!

2 pensamientos sobre “Australia

  1. Bernat

    Cuál fue el presupuesto más o menos? es para hacerme una idea. Queremos ir este verano a australia, a hacer un poco de ruta. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*