18 de julio, día en el que inauguramos oficialmente lo que vamos a llamar «las chemeladas» que se producen cuando somos unos brutos y nos damos un palizón en la bici. Nuestro objetivo era llegar a Aranjuez, a 130 kms de dónde nos encontrábamos, en un par de días, con dos etapas cómodas de unos sesenta y pocos kilómetros cada una.

Salimos del Provencio a las 8 de la mañana, que aún hacía fresquito, y pronto nos dimos cuenta de que avanzaríamos rápido. Casi todo era llano, carretera con buen asfalto y notábamos que teníamos el viento muy a favor. Nuestra media era de unos veinte kms por hora, que para nosotros es bastante, así que empezamos a sumar kilómetros muy rápido. A las 12 de la mañana ya llevábamos unos cincuenta kilómetros y empezamos a pensar en la posibilidad de llegar ese día a Aranjuez. El mayor problema con el que nos encontramos es que a las dos o las tres de la tarde se hace ya muy difícil seguir debido al calor, pero decidimos marcamos pequeños objetivos para ir viendo si continuábamos o parábamos ya. El problema es que cuando te vas acercando a la meta te sabe mal parar y aunque el viento cambió y lo llevábamos en contra, aunque empezamos a subir cuestas, aunque ya pasaban las dos de la tarde, nosotros continuamos…y así llegamos exhaustos a Ocaña, a 14 kms de Aranjuez, a las tres de la tarde con el sol pegando fuerte en mitad de los secarrales por los que pasábamos, sin un pueblo a la vista. Llegamos tan cansados que yo puse en duda que pudiera continuar, a pesar de llevar 115 kilómetros y estar a solo a 14 de Aranjuez, y de saber que era todo un descenso bastante prolongado, aún así no sabía si podría. Comimos en un bar en Ocaña, era la primera vez que lo hacíamos en toda la ruta, pero necesitábamos recuperarnos bien y hacer un poco de tiempo de verdad, porque hacía mucho calor.

A las cinco y media de la tarde nos movimos rumbo a Aranjuez, catorce kilómetros, más bien llanos y de bajada que hicimos más o menos fácilmente

¿En serio después de tantos kilómetros entramos a la Comunidad de Madrid por el cartel más feo del mundo? Entrada triunfal 😂

Y así llegamos a Aranjuez, en ese momento para mí la ciudad más bonita del mundo

Una vez allí cogimos ya el tren para llegar a Fuenlabrada donde nos esperan algunos días de descanso.😊😊😊




Última modificación: 19 julio, 2020

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.

*